Noticias

La Felicidad, la mejor cura para el dolor crónico

Cuando la ciencia deja ver sus límites a la hora de tratar el Dolor Crónico, es justo cuando aparecen en escena los tratamientos alternativos para el dolor, desde   filosofías orientales, hasta las más complejas corrientes espirituales.

Cuando la ciencia deja ver sus límites a la hora de tratar el Dolor Crónico, es justo cuando aparecen en escena los tratamientos alternativos para el dolor, desde   filosofías orientales, hasta las más complejas corrientes espirituales.

Es así como la Medicina Tradicional China, la Dieta Ayurvédica, los tratamientos homeopáticos, la Meditación, el Yoga y la Oración entre otros, se presentan como las alternativas cada vez más válidas para el tratamiento del dolor. ¿a qué se debe?.

La aparición de todos estos medios alternativos para el tratamiento del dolor crónico tienen un origen; conciben al ser humano de manera integral; espíritu, alma y cuerpo.

“Sé de tratamientos alternativos que han demostrado ciertos resultados y es por esto que cada vez más personas acuden a ellos”, afirma el Doctor Hans Carmona Villada, Especialista en Neurocirugía Funcional y Estereotáxica.

Procedimientos como la Acupuntura y el manejo de dietas especiales entre otros, se han vuelto más populares, sobre todo entre personas que ya han probado con gran cantidad de medicamentos sin obtener resultados positivos.

Algunas medicinas homeopáticas, para manejo de dolor suave, han mostrado resultados.

“pero lo más importante que se ha visto es que hay una clara relación entre las creencias del paciente y el dolor”, afirma el Doctor Hans Carmona Villada, Director Científico de Neurocentro.

Para el Doctor Carmona, no se trata de  un tema religioso, pero según él “hay una clara relación entre la espiritualidad, la emocionalidad y el dolor”.

“Han sido años de estudio y trabajo en manejo de dolor y aquí el factor más importante y la forma más efectiva emocionalmente, para lograr que se controle el dolor es la Felicidad”, afirmó el Doctor Carmona.

El Dolor Crónico en muchas ocasiones genera una depresión asociada que a su vez provoca la disminución de diferentes sustancias cerebrales encargadas de producir la sensación de bienestar como la serotonina.

Estas alteraciones influyen directamente en el sistema inmunológico y como resultado aparecen otros síntomas o enfermedades que agravan el diagnóstico inicial.

Sin embargo, cuando la persona se siente bien, eleva su capacidad de respuesta a cualquier tratamiento.

“Es asombroso lo que la felicidad puede lograr. En un dolor que los pacientes los perciben como 8 ó 9 en la escala del 1 al 10, con un estímulo de felicidad, éste puede bajar a 3 ó 4” explica el Director Científico de Neurocentro.

Por eso, es tan importante que en las Clínicas de Dolor, los médicos tengan muy buena empatía y que la relación médico - paciente sea la mejor. Incluso la risa y las experiencias agradables durante la consulta influye en la mejoría del paciente.

“El problema es que muchos médicos ignoran y subestiman esa parte y esto es una dificultad para lograr un buen manejo”, asegura el Doctor Carmona.

Por lo anterior, a la hora de enfrentar casos de Dolor Crónico, son cada vez más los especialistas que le apuestan a una mirada integral del ser humano como espíritu, alma y cuerpo. Y cada vez, es más clara la relación entre la disminución del dolor y la felicidad.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar